Blog

Los outfits más icónicos de Audrey Hepburn en Breakfast at Tiffany’s

Este mes es ideal para volcar toda nuestra atención y devoción hacia este ícono de la moda y el cine, madre de dos hijos, activista de UNICEF, ganadora del Oscar a mejor actriz (Vacaciones en Roma), cantante, bailarina (entre tantísimas otras cualidades) ya que Audrey Hepburn habría cumplido 90 años el pasado 4 de mayo si no fuera por el cáncer que se la llevó en 1993.

A pesar de que para las masas, Audrey es considerada un símbolo “de moda” y de que al día de hoy hay miles de mujeres aún intentado descifrar las claves de su prestancia, ella no se consideraba glamorosa o “a la moda” como solemos llamar a las mujeres que tienen una pisca de estilo personal.

Y entiendo perfectamente a lo que ella se refería, porque ser glamorosa o estar a la moda no significa que una mujer tenga estilo o clase.

El glamur es mas pretencioso y superficial y “estar a la moda” es seguir tendencias a ciegas.

Cualquiera puede conseguir glamur, cualquiera puede “estar a la moda”.

Audrey era harina de otro costal, era modesta, simple y muy talentosa, y además poseía una elegancia incomparable.

Su prestancia y su clase eran dones innatos y una parte esencial de su estilo, el que ella logró plasmar en su modo de vestir.

Vacaciones en Roma fue la primera película que grabó y su actuación la hizo ganadora del Oscar a mejor actriz.

Su estilo consistía en ser ella, en mantenerse siempre fiel a su esencia y al modo en que ella quería lucir, sin importar cómo los demás quisieran que se viera.

“Audrey siempre sabía lo que quería y lo que buscaba. Sabía perfectamente como moldear su imagen fuerte e independiente. Desde luego eso era algo que se extendía a su forma de vestir, de modo que siempre cogía la ropa que se le había preparado y le añadía un toque personal que acababa por realzar el conjunto”.

Hubert de Givenchy

Audrey era a mi parecer un ejemplo monumental de belleza, elegancia y femeneidad.

breakfast-at-tiffanys-audrey-cita-elegancia-es-eliminacion

A partir de Sabrina (1954) Audrey y Hubert de Givenchy (fundador de Givenchy, quien falleció en 2018 a los 91 años) iniciaron una relación de amistad y profesional que influenció el trabajo de ambos.

No por nada ella se refería a él como su mejor amigo mientras que el la consideraba una hermana.

Estilo en Breakfast at Tiffany’s

Pero este post no es para descifrar de donde nacía la elegancia intrínseca de Audrey Hepburn, es para hablar de una, por no decir “la” película que la coronó como un innegable símbolo de elegancia, estilo y belleza, no solo para su generación, sino para toda la humanidad.

Holly desayunando frente a una vitrina de Tiffany, la joyería que para ella era sinónimo de felicidad.

Elegí precisamente su película más icónica porque creo que los outfits de Breakfast at Tiffany’s capturan la esencia de una mujer que nunca pasará de moda, muestran a una mujer cuyo estilo va siempre de la mano de lo simple, de lo clásico, del menos es más y cuyo resultado final siempre será una elegancia abrumadoramente exquisita.

El vestido del millón de dólares

El clásico vestido negro tubo de satín que viste Audrey en la escena que inicia BAT fue diseñado por Hubert y es considerado como el vestido negro más icónico en la historia de la industria cinematográfica (tiene hasta su propia página en wikipedia).

breakfast-at-tiffanys-audrey-vestido-satin-negro
breakfast-at-tiffanys-audrey-vestido-satin-negro
El outfit protagonizado por el famoso vestido negro se complementa con gafas oscuras grandes Oliver Goldsmith, una diadema en el pelo, una cartera negra, guantes negros largos y lo que parece ser un pañuelo largo de color crema.

Originalmente el vestido tenía una apertura a un costado, mostrando las piernas de Audrey, pero ese detalle se consideró como inadecuado para el rodaje de la película, por lo que Edith Head rediseñó la parte inferior.

breakfast-at-tiffanys-audrey-vestido-satin-negro
Bosquejo de Edith Head.
breakfast-at-tiffanys-audrey-vestido-satin-negro
El collar de perlas que cubre su cuello y parte de su espalda, también estuvo a cargo de Givenchy, específicamente de  Roger Scemama, un fabricante de joyería que proveía a la casa de moda francesa.
breakfast-at-tiffanys-audrey-vestido-satin-negro
El mismo vestido es usado en esta escena, pero va accesorizado de forma diferente, con una delicada pañoleta blanca al cuello. No por ello pierde elegancia.

De las 3 copias que se hicieron del vestido una permanece en el archivo privado de la casa de moda Givenchy, otro se exhibe en el Museo del Traje en Madrid.

breakfast-at-tiffanys-audrey-natalie-portman-black-satin-dress
La tercera copia del vestido fue usada por Natalie Portman para una edición de Harpers Bazaar subastada en Christies y vendida en 700.000 euros (500 millones de pesos chilenos).

Camisón y antifaz turquesa

En la escena siguiente, vemos a una Holly durmiente que usa una gran camisa blanca para levantarse a abrir la puerta, la que va acompañada con un precioso antifaz turquesa (a modo de cubre ojos) y tapones para los oídos que nos dan la idea de ser aros.

breakfast-at-tiffanys-audrey-camison-blanco-antifaz-turquesa
breakfast-at-tiffanys-audrey-camison-blanco-antifaz-turquesa
Supuestamente este camisón sería de uno de los amantes de Holly, ya que su sueño es cazar a un millonario que le de una vida de lujos.
breakfast-at-tiffanys-audrey-camison-blanco-antifaz-turquesa
El gran camisón blanco fue diseñado por Edith Head, quien aparece en los créditos como “asesora de vestuario”.

Pequeño vestidito negro

En la siguiente secuencia de la película Holly luce otro vestido negro, se trata de un diseño más cotidiano, el cual usará en diversas instancias de la película.

breakfast-at-tiffanys-audrey-vestido-negro-outfit-pamela-cint-crema
Este vestido negro que también fue diseñado por Givenchy, es acompañado por una preciosa pamela negra, los mismos anteojos de la escena del inicio, guantes negros, cartera negra y zapatos negros de tacón.
breakfast-at-tiffanys-audrey-vestido-negro-outfit-pamela-cint-crema
El detalle de la cinta crema en la gran pamela negra es un elemento que suma color, contraste y elegancia a este bellísimo conjunto.
breakfast-at-tiffanys-audrey-vestido-negro-outfit
En la escena de la fiesta la vemos usando el mismo vestidito negro, esta vez accesorizado con un gran collar de piedras y aros acorde.
breakfast-at-tiffanys-audrey-vestido-negro-outfit-completo
El vestido tenía un detalle de flecos en la parte inferior y un listón en la cintura que ceñía el vestido al cuerpo de Holly.

Lula Mae Barnes resulta ser el nombre real de Holly Golightly, una chica de campo que se casó por conveniencia y protección a una edad muy joven.

breakfast-at-tiffanys-audrey-vestido-negro-ponpon-blanco
Este vestido fue utilizado en tres escenas diferentes, en esta ocasión accesorizado con un broche y un sombrero de ponpon blanco y plumas negras.
breakfast-at-tiffanys-audrey-sombrero-ponpon-blanco
También se repiten las gafas oscuras Oliver Goldsmith, tras las cuales algunos afirman que Holly escondía la tristeza que sentía al tener una vida tan vacía y triste.

Jersey y pantalones oscuros

Esta escena en donde vemos a Holly desprendida de sus joyas y hermosos vestidos y accesorios cae como un soplo de aire fresco, ya que nos muestra a la mujer sencilla que se esconde tras la impetuosa chica que va a fiestas y persigue millonarios.

Holly usa pantalones oscuros, un jersey gris y un turbante que parece ser una toalla pequeña.

breakfast-at-tiffanys-audrey-pantalones-capri-oscuros-jersey
La protagonista tararea Moon River mostrando una faceta angelical, pacífica y desconocida hasta ese momento en la película.
Bailarinas negras acompañan el relajado outfit de esta escena.

Clásica gabardina Burberry

Cuando su marido, un hombre de avanzada edad va en su busca a Nueva York la vemos luciendo este hermoso abrigo trench de Burberry, el que cual se completa con zapatos de tacón color crema y un pañuelo del mismo color que cubre su cabeza.

breakfast-at-tiffanys-audrey-abrigo-trench-burberry
Bajo la gabardina Holly usa una polera polo negra y una falda tubo estampada.

Abrigo abotonado en Nueva York

Pero hablando tanto de ropa y estilo se nos olvida que BAT es una comedia romántica, basada en la novela escrita por Truman Capote (quien detestó a Audrey Hepburn como Holly ya que el quería a Marylin Monroe), que nos relata -ya bien avanzada la película- como nace un romance entre Holly y Fred.

breakfast-at-tiffanys-audrey-abrigo-naranja
Saliendo un poco de lo clásico para la escenas de su salida con Fred en Nueva York se eligió este abrigo naranjo abotonado amarrado en la espalda, combinado con un sombrero café, las mismas gafas oscuras Oliver Goldsmith y unos pequeños aros de perla.
breakfast-at-tiffanys-audrey-abrigo-naranja
También se acompaña de la cartera negra que ya vimos anteriormente, guantes negros (que en ningún momento usa) y lo clásicos zapatos de tacón negro.

Vestido rosa Givenchy

Este es para mi uno de los mejores atuendos de la película.

Partiendo por el hecho de que el rosado elegido parece tan contrario a la Holly que vimos al inicio de la cinta. Es casi como ver una faceta más libre e inocente de la protagonista.

breakfast-at-tiffanys-audrey-vestido-rosa-seda-givenchy
Este hermoso vestido rosa de seda amarrado a la cintura, también fue diseñado por Givenchy es completado con zapatos del mismo color, un sobre de brillantes, una preciosa diadema y un abrigo de manga corta del mismo color.
breakfast-at-tiffanys-audrey-vestido-rosa-seda-givenchy

En esta etapa de la película Holly se ha comprometido y se encuentra decidida a sentar cabeza con un brasileño que le propuso matrimonio.

Suéter beige y pantalones clásicos

La vemos usando un suéter beige de cuello alto, pantalones negros y bailarinas negras.

Llegando al final del film, Holly vuelve a su faceta de vividora y rechaza el amor de Fred.

Camino a casa en taxi se cambia el outfit conservador para volver a su clásico vestido negro.

Fred molesto con su reacción, se baja del vehículo dejándola sola, tal como ella quiere estar.

Holly abandona a su gato sin nombre y comienza a maquillarse para irse de fiesta, pero a medio camino se arrepiente y vuelve al lugar en donde abandonó a su minino.

breakfast-at-tiffanys-audrey-trench-burberry
En esta escena final la vemos nuevamente usando el trench de Burberry.

Audrey era y será siempre, a mi parecer un ejemplo monumental de belleza, elegancia, femeneidad y sencillez.

Audrey sabía a la perfección que la ropa debía adecuarse a ella, a su silueta, a su estilo, a sus gustos y no al revés.

Su estilo era solo un magnífico efecto colateral del encanto natural que poseía, de ese carisma que traspasa aún hoy la pantalla en cada película que filmó.

Audrey Hepburn GIF - Find & Share on GIPHY
Sabrina (1954)

Fuente de inspiración.

Imágenes: Breakfast at Tiffany’s, Pinterest, glamourdaze.com, elle.com

Audrey Hepburn Animation GIF - Find & Share on GIPHY

Leave a Reply

Instagram